Respuesta urgente a los Humedales

Hace algunas décadas, cuando la naturaleza sacudió el sur de Chile en una seguidilla de terremotos al alero del sismo mas grande de la historia del planeta- el cataclismo de Valdivia del 22 de mayo de 1960- cambió el paisaje en buena parte del sur austral de Chile. Zonas de vegas de río altamente productivas, o ríos que tenían un track profundo y estrecho que serpenteaba los campos y montañas de nuestra región, fueron modificados bruscamente, transformándose en zonas inundadas.

Muchos cientos de hectáreas quedaron bajo agua de forma permanente y lo que en su primer momento se pensó que era una perdida total de tierra fértil y productiva dado que cada año crecían totoras, arbustos y se secaban los arboles que quedaron semisumergidos… y todo ello convertidos en zonas de “desastre e inutilidad”, con el paso de los años y en vista de la concientización planetaria sobre la fragilidad de los sistemas ecológicos, o el delicado equilibrio que ocurre en cada ecosistema, o sobre la constatación de la desaparición de cientos de especies cada año y finalmente, la cada vez mas urgente necesidad de ajustar conductas sobre la naturaleza, reservas de agua, los efectos con el clima y con ello el riesgo de la perdida de la vida planetaria; se convirtieron en Humedales, los que han pasado de ser una “perdida de tierra fértil” a un reservorio de Biodiversidad, de equilibrio biológico, almacenamientos de agua, de una hermosa diversidad paisajística y especialmente de un sistema altamente sensible de alarma ambiental.

En este cambiante y nuevo escenario, los humedales requieren una urgente regulación y protección, para que no prosperen los abusos que han ocurrido a vista y paciencia de todos nosotros como los rellenos a la salida sur de nuestra ciudad.

La iniciativa legal de un grupo de parlamentarios, entre ellos el senador De Urresti, está en la Cámara de Diputados y como Presidente de la Corporación, me he encargado de ubicarla en la mas pronta discusión y debate. Mañana martes votaremos en general y si se resuelven las indicaciones, la volveré a poner en tabla para que se pueda votar a la brevedad.

Es la decisión política que nuestros Humedales requieren y me he comprometido con las organizaciones a darle prioridad … y ¡así será!